Empieza el cambio

El área socioeducativa de la Orquesta sinfónica de Castilla y León puso en marcha un programa bajo el título de “Miradas”, con el fin de emplear la música como elemento integrador social de la educación. Ion Luquye- arteterapeuta decía: ”El arte es una herramienta de cambio y autoconocimiento que ayuda a los chavales a gestionar sus emociones”.

Nieves Reyes  manifestaba: “La educación ambiental es la herramienta que permite a los niños aprender a amar el planeta”. Ludovic Assenat, director del departamento de Artes de British Council nos señala: “La educación y las artes van de la mano a la hora de despertar las conciencias“.

Sin dranso cuenta cada uno de esos personajes nos da pincelas de cómo se ha iniciado el cambio dentro del mundo educativo. La escuela del futuro, la de la gran “revolución educativa” necesita forzosamente de todos los aspectos artísticos para configurar una nebulosa que rodee el proceso educativo para darle una dosis de humanidad.

La música, la expresión plástica, el arte, la danza, el ajedrez, el trabajo de las emociones y una paleta de destrezas diferentes construyen el armazón de este cambio educativo que hace posible que el niño y la niña ocupen el papel importante dentro del sistema educativo, dentro de la escuela y dentro de la sociedad.

El cambio educativo hace tiempo que ha empezado, ahora solo falta que se filtre en cada uno de los centros escolares, no como un real decreto, sino como un estilo diferente de entrenar los retos del futuro para dar soluciones a los problemas e inquietudes de nuestros alumnos y alumnas.

Leave a Comment

Ir al contenido